Follow by Email

martes, 12 de agosto de 2014

SIN RUMBO...AL ANETO (por Rober)

26 julio 2014
58km 3700m desnivel +
Integrantes SinRumbo: Rober (Capi Roche a por el trail)



Nada mejor para quitar las telarañas al blog que una crónica de una buena carrera. Y La Vuelta al Aneto es sin duda una muy buena carrera.

El año pasado seguimos on line los pasos de Capi Roche en su aventura particular en el trail Aneto-Posets, y este año me veo en primera persona aparcando bajo la lluvia con Roche como eterno protagonista y yo como escudero arrepentido, porque he decidido finalmente cambiar del trail a la vuelta al Aneto, con el doble objetivo de ser consecuente con mis horas de entreno y de no sacrificar la posibilidad de disfrute por el mero hecho de poner la mira demasiado alta.

Parking de Benasque con mucho ambiente; se intuye un muy buen finde cuando aparco y me encuentro a Capi organizando el tráfico. Saludo habitual entre los sin rumbo...apenas un sonido gutural breve y no he quitado aún las llaves del contacto cuando ya tengo encima al Roche metiéndome prisa para coger el dorsal, atender a la charla técnica y preparar las brasas para la barbacoa (una de estas cosas nunca ocurrió).

Casi sin darnos cuenta, y por suerte sin lluvia a la vista, la noche da el pistoletazo de salida al trail Aneto-Posets, un ultra en mayúsculas con cerca de 300 pirados. Salida con mucho seguimiento y mucho ambiente y yo directo a la furgo que a las 7am toca zafarrancho de combate!!!

Amanece despejado y aunque el pronóstico daba fresquete, me da la sensación que poco frío vamos a pasar si el día sigue así. Salida de la Vuelta con bastante ambiente de nuevo y un buen montón más de corredores. Tengo que empezar a plantearme si el salir conservador es una buena apuesta, o si quizás se puede posponer durante la primera media hora de carrera, porque salida en masa y senderos estrechos es sinónimo de...atasco a la madrileña!!



A partir de los Llanos del Hospital, la cosa cambia al tener senda amplia y aprovechar para buscar ritmo y abandonar la fila india. Y si a esto le unimos el calorcete de la solana, entonces la subida a la Renclusa se convierte en un auténtico placer, de no ser por una sensación raruna en mi pie derecho...Rozando las 3h aparezco en La Renclusa, tiempo para sacar un par de fotos, picotear un poco de fruta y tirar de esparadrapo para arreglar la incipiente ampolla del pie...una reparación a tiempo es oro, como así fue porque la ampolla nunca llegó a aparecer.

Paro lo justo en el refugio y tiro camino del Cuello de l'Anclusa, aprovechando que el día es realmente cojonudo, las fuerzas no flaquean y tengo en mente el reto del misterioso valle de Salenques que tanta guerra dio la edición pasada y que tanta atención acapara. De momento la zona de Aiguallut deja un paisaje precioso, que casi invita a plantar la tienda y sacar la bota de vino. Pero hoy no podrá ser, y aprovecho el
terreno llano para seguir cogiendo ritmo antes de entrar en el dominio del valle de Barrancs, donde comienza el disfrute de los caos de bloques graníticos que nos van a acompañar durante un largo rato. Este terreno creo ha levantado  algunas críticas por lo agreste y lo prolongado de estos tramos donde correr puede ser realmente una misión imposible, la mayor parte del tiempo sin senda alguna. Algunos dirán que es demasiado el número de km bajo este terreno, pero yo creo que es precisamente esto lo que caracteriza el cinturón del macizo del Aneto y le aporta a esta carrera un status de carrera top en alta montaña, con un toque realmente off-road. La subida al collado de Salenques es el primer puerto de primera categoría de la jornada, rozando los 2.800m en el paso del collado. Subida a piñón en terreno técnico e incómodo para los pies, pero cojo buen ritmo y subo disfrutando bastante del último tramo con un nevero ya trillado por los cracks del trail Aneto-Posets y los más madrugadores de la Vuelta...además, perfectamente equipado y con unos escalones tallados que daban gusto. Último tramo algo expuesto por caída de piedras, fácilmente solucionable saliendo de la estela de corredores.



Subidón al coronar Salenques, foto rápida, cojo aire y ya de paso los guantes para no despellejarme con el tramo de cuerda fija que está instalado. Haciendo caso a las indicaciones de los voluntarios del collado, el descenso al nevero se hace sin mayores problemas (de noche seguramente fue otra historia). Busco una zona sin demasiada exposición en la zona del menor pendiente del nevero y me preparo para poner a prueba mis mallas con un descenso glorioso de cerca 200m de "culing". Da pena abandonar la nieve porque donde no hay blanco, hay unos bloques de roca que realmente hacen complicado ya no sólo correr, si no llevar un ritmo constante y mantener los tobillos a salvo, aunque de salto en salto le pilló el truco y voy relativamente cómodo hasta el puesto de ayuda que hay instalado en la parte baja del valle y justo antes del giro para coger la broma del día y segundo puerto de categoría especial...el collado 2706! Vaya regalito...este tramo lo tuvo todo: pendiente fuerte, ausencia de senda, sol de justicia, falta de referencias al ser una zona desconocida para mi...en fin, que se hizo duro! Y la falta de compañía acentuó el cansancio de las casi 7 horitas de carrera al paso por el bendito collado. Eso si, la zona un espectáculo con los ibones Negre y Cap de la Vall.


Más o menos estoy por el ecuador de carrera y mientras pongo rumbo a la presa de Llauset, me entretengo cogiendo el ritmo de una pareja de franceses a los que lamentablemente no les entiendo ni media frase. Pero van bien de fuerzas y me sirven para llevar un buen trote en un descenso mantenido hasta el comienzo de la subida del collado de Angliós. En este tramo tengo un despiste de una media hora porque entre los ibones y la comodidad del GR, me paso junto con un par más de corredores el desvío hacia el collado. Saco GPS, compruebo el gazapo y acelero para centrar la cabeza en el esfuerzo y no en el bendito tiempo perdido. La subida al collado de nuevo a cara de perro, sin conversar apenas con nadie y con una pendiente bastante maja para terminar de calentar las patas antes de bajar a la presa y al punto de avituallamiento. Aún no hemos cruzado el umbral del maratón y llevo 8,5 horitas de carrera...uffffff, se nota el terreno suave, llanito y cómodo de esta carrera!!

Dos tazones de sopa, un sándwich de salchichón, recargo agua, un poco de charla con los voluntarios y tiro hacia el collado de Ballibierna. Aparte de cansado, noto bien las piernas y ya en mi cabeza tengo claro que llegar llego salvo percance grave, aunque sea a rastras. Justo a la salida del avituallamiento, unos cuantos excursionistas dando ánimo y un tramo con cinta de balizar que marca el doble sentido de acceso al avituallamiento y salida hacia Ballibierna...como buen sin rumbo voy en dirección prohibida y cuando intento pasar la cinta de forma acrobática, dejo el momento dantesco del día y un recuerdo gracioso para los seguidores de la carrera allí presentes, que por un momento debieron pensar si me críe con un ninja...la flexibilidad de una columna jónica!!


La idea de enfrentarme a la última subida dura de la carrera me anima en cierto modo, e intento ir con alegría aunque mantengo la cautela, que entre tanta roca no me extrañaría que estuviese escondido el hombre del mazo. Aquí si que hago piña con dos corredores y aprovechando la conversación encaro la subida final al collado atendiendo a detalles del estado de esta zona el año pasado y de la poca nieve que hay hoy. Son 2725m de gloria al paso por el collado y de regalo un nuevo caos de bloques en el primer tramo de descenso. Aún con todo, me propongo trotar cuanto menos porque hay cerca de 18k de descenso a Benasque, y esto o se corre o se corre. Al paso por los ibones de Ballibierna, el GR mejora y cada vez se puede trotar con mejor ritmo. Esta zona tampoco puedo decir que me sea familiar, así que corro sin demasiadas referencias, pero se que según nos aproximemos a Coronas, se podrá correr mejor y mejor. En el tramo hasta el refugio de pescadores, me junto con otro corredor que también intenta mantener un trote continuo y entre los dos vamos cogiendo buen ritmo. Me la juego y meto una marcha más y tiró adelante buscando la comodidad de la pista, que realmente no se como está de lejos hasta que veo el refugio y el control de paso...

A partir de aquí ni pienso, sólo me quedo en la cabeza la indicación que a 1,5k hay una fuente...perfecto porque la gorra va necesitando otro remojón. Cojo un ritmo de carrera suave y tiro por la pista, con varias referencias de corredores que al ir andando, me van dando moral según los voy alcanzando y dejando atrás. A ratos me da la sensación que igual voy demasiado fuerte y que en la siguiente curva peto, pero noto bien las piernas y me doy un voto de confianza. Ya queda poco me digo, aunque la jodida pista se hace eterna.

Desvío a derechas de la pista y corto pero técnico descenso que ya termina de madurar mis cuadriceps, pero justo a tiempo se empiezan a escuchar voces de ánimo de seguidores...y las referencias que dan indican menos de 10k a meta. El último tramo comparte trazado con el de inicio de la carrera, así que el cruce de un puente y una señal de camping me recuerdan que Benasque está a la vuelta de la esquina. Una indicación en la carretera marca 2k al pueblo y ya no hay vuelta atrás, subo el ritmo del trote porque estoy en ese punto que o corro o me paro y me siento un rato, así que a correr! Los coches a golpe de claxon y los turistas a gritos nos llevan hasta la entrada del pueblo para coger una sucesión de callejuelas con un ambiente de la hostia...posiblemente la llegada más animada que recuerdo en las carreras que he hecho, así que tanto aplauso y tanto grito hace que todavía vaya más ligero y casi ni me doy cuenta de que estoy cruzando meta...12 horas 30 y pico minutos y directo a una paella gigante con arroz con ternasco cortesía de la organización que casi me dan ganas de meterme dentro!!


Disfruto del ambiente media horilla y pongo rumbo a la furgo. Toca ducha gélida y desear suerte a Roche en el trail. Veo sus zapas aparcadas, así que ha optado por cambio de neumáticos para la segunda vuelta...no tengo dudas acerca de que acabara...

Pedazo carrera, bastante salvaje, con pocos avituallamientos y muchas zonas técnicas que hacen los km pasen lentos lentos. Pocas opciones de retirada fácil pasados ciertos sectores y, en definitiva, un trazado de alta montaña muy alejado de resultar un plácido trote por el monte. Pero todo esto y más aparece fielmente detallado en el libro de ruta y en la filosofía que la organización ha transmitido siempre sobre esta carrera, así que enhorabuena a Peña Guara y resto de organizadores y colaboradores / voluntarios del trail porque la esencia del macizo del Aneto queda perfectamente reflejada en la carrera.

sábado, 3 de mayo de 2014

PASEO POR EL ÉSERA (Por Marcos) Viernes Santo 18/04/2014




Día caluroso, veraniego, en la Ribagorza. Así que... ¿qué mejor momento para inaugurar las actividades de kayak en el blog?.
Tras descargar del coche la piragua hinchable, Jorge y yo nos echamos al río Ésera en Graus, para bajar hasta la zona recreativa del embalse de Barasona (o Joaquín Costa), disfrutando de un río crecido hasta casi salirse del cauce. En realidad es la primera vez que navego por río con esta piragua, así que se trata de buscar sensaciones y entrenar un poco la técnica de paleo.
Tras 5-6 kms (no llevaba GPS...) llegamos al encuentro de nuestras familias en la zona recreativa. Tras casi hora y media dándole al remo los brazos se quedan más que satisfechos.
Habrá que ir explotando este deporte. Al tiempo...



MARATÓN DE BARCELONA. 16/03/2014. Por Marcos




Dada la escasez de crónicas en las últimas semanas, me voy a permitir recuperar alguna pendiente... . En este caso la de la maratón de este año; la de Barcelona.
De nuevo nos juntamos mis amigos del trabajo y yo. Esta vez no hay que salir de España y en 2 horitas de AVE nos plantamos en Barna. Como siempre, la primera prioridad es comprar pasta y vaselina... que ya se sabe que son las dos únicas cosas que de verdad hacen falta para correr una maratón. Después, ya más relajados, nos damos un paseo hasta la Expo a recoger los dorsales y ver si nos animamos a comprar algo. Al igual que en la de París del año pasado, Asics es el principal patrocinador, y sus productos jalonan toda la exposición. Aunque eso si..., a precio prohibitivo. Así que una vez más, nos vamos para el hotel con los dorsales y unas cuantas fotos de recuerdo. Quizás cuando seamos ricos.
Y llega el día de la maratón. Casi 20º grados en Barcelona, sol en "to lo alto" que diría un andaluz, y mucha gente en la plaza de España, donde estaba montada la salida. Lástima que las dos torres venecianas estuvieran entre andamios.
La salida está muy bien organizada, separando a los corredores por varios carriles desde mucho antes de la línea de partida, según el tiempo-objetivo de cada uno. Igual la única pega que le pondría yo es que se echó de menos algún retrete más en la salida, por eso de la "meadica del miedo" tan habitual justo antes de salir.
Vamos saliendo por tiempos, sin aglomeraciones y con mucho público, que siempre se agradece. El recorrido nos lleva por todos los puntos turísticos de Barcelona: Carrer de Grácia, Sagrada Familia, Camp Nou, Barrio Gótico, torre Agbar, Arc de Triomph, plaza de Colon, etc... Sin embargo, poco a poco me voy dando cuenta de que el recorrido tenía más desnivel del que yo esperaba, y que cada vez que nos alejabamos del mar y enfilábamos la montaña, las avenidas subían progresivamente para luego volver a bajar. En fin, que con tanto sube y baja perdí el ritmo y animado por las bajadas corrí más de lo previsto en la primera mitad de la carrera. Evidentemente el resultado no podía ser otro; pajarón en el kilómetro 35 y caída en picado de 4:50 min/km a 5:10, 5.15... . Al final acabé muerto, cruzando la meta con más pena que gloria y superando en 4 minutos el tiempo del año pasado en París (¡y eso que allí acabé esprintando!). Eso si, después del calor y el bajón de los últimos kilómetros me quedé más que satisfecho con mis 3:31 hs. ¡Otro maratón al zurrón! (y van tres).
Pero de nuevo, un año más, todo se queda en nada cuando empiezo a enterarme de las proezas de mis amigos, que este año habían preparado el maratón como quien prepara una carrera de 5K de las fiestas de su pueblo.
Javi, el más serio en sus entrenamientos, consiguió rebajar con creces sus tiempos de París, y encima disfrutando como un enano del recorrido. Los Danis corrieron suerte dispar... mi querido Dani A, el único que ha venido conmigo a los tres maratones, decidió abandonar en el peor punto posible del recorrido, cuando más lejos estaba de nuestro hotel, ¡dicen las malas lenguas que fue el único corredor que hizo más kilómetros cuando se retiró que durante la maratón...!. Dani R, que tampoco venía excesivamente motivado, acabó "por sus cojones", pero dejó otra gran frase para el recuerdo..."chicos, yo me bajo del barco".
Y finalmente la sorpresa del año; Cris. ¿Cómo puede alguien correr una maratón habiendo hecho solo  tiradas de 12-13 kms y sin haber corrido ni una triste media-maratón?. Pues con más ilusión que fuerza. O quizás con esa terquedad aragonesa que tanto nos ayuda en estos casos... . La cuestión es que no solo la acabó, sino que encima ¡se permitió enviar un whatsapp en el kilómetro 39 para decir que todo iba bien!!.
Estos/as chicos/as no dejan de sorprenderme....

sábado, 12 de abril de 2014

PICO BACIÁS (por Marcos)


Pico de Labaza, Batanes y a la derecha el Bacias
1 Abril 2014
 Crónica retrasada sobre la subida el primer día de Abril a este clásico del Balneario de Panticosa. Salimos Galo y yo con la intención de hacer primero el Brazato y enlazar con el Baciás, aunque el tiempo irregular y la falta de fuerzas nos hará renunciar al primer objetivo.
El día se muestra caprichoso ya desde el principio, alternando nubes densas con ratos de sol en los que aprovechamos para hacer las fotos. La verdad es que la vista de los ibones de Brazato y el macizo del Garmo Negro es un gustazo, cargadísimos de nieve a estas alturas del año.
Cumbre
Como digo, llegamos por el fondo del valle de Brazato hasta la base del pico del mismo nombre. Nos quedaba una subida por un bonito y franco corredor, pero tras pensarlo dos veces decidimos dejarlo para otra ocasión y optamos por dirigirnos al Baciás por el fondo del valle, bastante más seguro que la media ladera que podríamos haber hecho hasta el pico.
Llegamos al collado y coronamos con esquís, aunque eso si, en medio de una nube que no deja que veamos más allá de la cima.

La bajada se convierte en un auténtico suplicio; nieve primavera, escasísima visibilidad y estrenando lengüeta rígida en mis botas…. En fin, que hacía tiempo que no me caía tanto esquiando.
Y tras 5 horas llegamos a la Casa de Piedra a disfrutar de la merecida jarra de cerveza.

Casa de Piedra
Brazato Occidental
Bonita vista de los dientes de Batanes
Ibon de Brazato inferior, ya con alguna mancha de agua
 Argualas, Algas, garmo Negro, Infiernos, Llena Cantal y Balaitús
ADJUNTO VIDEOS (por el motivo que sea no puedo colgarlos como ventanas de youtube...y tras media hora probando... he desistido)

jueves, 27 de marzo de 2014

Circular Sarra-Respumoso-Pico Peyre.(Por Galo).



Sábado 15 Sarra-Collado Forquetas-Refugio Respumoso

Salida Promocional CAU: Con un recorrido inicial muy chulo, foqueando por un sendero en medio del bosque, haciendo atajos a la pista forestal.
Posteriormente empezamos a ascender hacía el collado encontrándonos una pala de 30-40º, con nieve dura, la cual la subimos con crampones.  Pasando ya esa pala, nos calzamos los esquís hasta encontrarnos con la última pala para hacernos con el collado. Sopla fuerte el viento y con la nieve dura se optó por crampones para asegurar la llegada, donde entre medios de rocas y nieve cruzamos el paso.
Desde ahí, a disfrutar esquiando hasta el lago y una ultima subida para pernoctar en el refugio.
Ascenso total:1190mts      Distancia: 12km      Tiempo en movimiento: 3:30hs.

Domingo 16 Refugio-Pic Peyre 2700mts-Collado Cubillas-Sarra

Ascenso total:1400mts      Distancia: 23km      Tiempo en movimiento: 5:10hs
Inicialmente  el plan era subir el Cambales (2960mts), pero el viento cambio los planes cuando ya en los lagos de la Facha una de las tantas rachas nos tiró al suelo estando parados. Fueron necesarias piernas para volver a subir y para transcurrir por el collado de cubillas. Los cuatro últimos metros para sortear una cornisa se protegieron  con una cuerda fija.
Desde ahí descender hasta Sarra. 
Lo que hay que destacar de esta salida es la cantidad de recurso utilizados, cosa que hace más entretenida la salida junto con el las piernas llenas de agujetas de subir y de bajar (sobre todo de bajar)  
 Ascenso total:1400mts      Distancia: 23km      Tiempo en movimiento: 5:10hs




.

lunes, 24 de marzo de 2014

MALADETA ORIENTAL. 21 MARZO 2014 (Por MARCOS)

 Amanece la primavera sin apenas nubes, aunque con la amenaza de borrasca en las predicciones. Unos dicen que llegará al mediodía, otros por la tarde... al final lo mejor es seguir la máxima de "al tiempo malo o al tiempo bueno... ¡al monte a esperalo!"
Abriendo huella hacia la Maladeta Oriental
Tras adaptar nuestros planes a la meteo renunciamos a la gran travesia de los tres collados al Aneto. El objetivo de hoy son los picos Coronas y del Medio, ascendiendo a ambos desde el collado del Medio. Para ello seguimos la ruta del Aneto por el Portillón Superior, llegando rapidamente a este collado, al tener buena nieve (con una fina capa de polvo) y la huella de los militares de Sta Catalina de Gerona, que estaban de prácticas alojados en La Renclusa y madrugaron un poco más que nosotros. Sin embargo, el día había empezado ya a torcerse y al llegar al Portillón se cubrió el horizonte y empezó a caernos una nevada que no presagiaba nada bueno. Optamos por retirarnos y volver al glaciar de la Maladeta. Si el día se dejaba haríamos el Pico Maladeta (o Maladeta Oriental) de 3308 mts y en caso contrario descenderíamos de nuevo a La Renclusa para volver a casa.
Corredor de subida al collado de la Rimaya


Siempre con la vista puesta en el cielo avanzamos abriendo huella hacia el collado de la Rimaya. Delante nuestro se dibujaba el corredor (de hasta 45º) que lleva a la cresta y al famoso paso. Cambiamos a piolet-crampones y empezamos a subir por una nieve bastante más dura de lo que esperábamos, excavando los peldaños, ya que la nevada del día anterior había borrado los restos de huellas. Ambiente muy alpino y cierta tensión que le pone el toque especial a este pico. Tras alcanzar el collado llegamos en seguida al pico, con una pequeña ventana libre de nubes que nos deja ver todo el cordal del Maldito, Coronas, Aneto hacia el sur y la Crencha de Cregüeña hacia el suroeste (NOTA: en el audio del vídeo hablamos del Tempestades, pero realmente ese pico no se ve desde el Maladeta).
Corredor desde el collado
Aneto, Coronas y Maldito

Selfi en la cima del Maladeta
Bajando al Collado de la Rimaya
Bajamos el corredor  de nuevo pateando la pared para asegurar cada paso y llegamos a los esquís...¡nos espera un descenso de 1500 mts de desnivel sobre nieve polvo hasta los Llanos del Hospital!
¡¡Valla bajadita nos espera!!
En Benasque y con una buena ración de bravas hacemos balance de los dos días; 4 tresmiles de características muy alpinas, con el aliciente de la inestabilidad del tiempo y los numerosos pasos "delicados". Este macizo sigue cautivándonos cada vez que venimos. La próxima vez ¿será el Alba?, ¿el Aneto por el corredor Estasen?... veremos.

https://www.youtube.com/watch?v=sKF1E1o93tc  (retirada del portillon superior)

https://www.youtube.com/watch?v=z-KoAihDxqw (Cima Maldaeta oriental y panorámicas)

sábado, 22 de marzo de 2014

MALADETAS OCCIDENTALES (20 de marzo 2014). Por Marcos.



Visualizando la ruta desde la Renclusa
Tras cuadrar agendas con mayor o menor fortuna, Adrián y yo nos desplazamos hasta el valle de Benasque. Disponíamos de tres días para intentar una bonita trilogía desde el refugio de La Renclusa: Maladetas Occidentales el primer día, Aneto por el valle de Coronas - corredor Estasen el segundo día y el pico del Alba para terminar el tríptico. Sin embargo, las predicciones meteorológicas no parecían acompañar y ya casi de llegada tuvimos que descartar la actividad del tercer día.
Subiendo hacia el collado del Alba
El jueves 20 de Marzo salimos desde Llanos del Hospital en dirección a la Renclusa. Desde ahí nos dirigimos hacia el pico del Alba por el ibón de Paderna, con un tiempo de postal. En seguida dejamos a nuestra derecha el pico de Paderna y la Tuca de Paderna y divisamos al fondo el pico del Alba. Hay que intentar no ir directamente hacia él porque nuestro objetivo, el Collado del Alba, queda más al este. Una buena referencia es identificar el contrafuerte del pico Mir y punta Delmás y tomarlo de referencia porque nuestro collado lo veremos justo a su derecha, de forma evidente. Tras un pequeño corredor de 30º y escasos 40 metros accederemos al collado.
Llegando al cuello del Alba
Corredor al Cuello del Alba
 
Corredos desde el collado del Alba
Pico Le Bondidier desde el collado Cordier
El siguiente objetivo es el collado Cordier, al que llegaremos con una media ladera sin perder apenas altura. En ese fácil flanqueo dejamos a nuestra izquierda a los dos primeros tresmiles del día; el Mir y la Punta Delmás. Para llegar a ellos subimos a una escotadura en la cresta entre ambos. Sin embargo, una vez en la cresta y a pesar de estar a apenas 30 metros de ambas cimas, empezamos a preocuparnos por lo rápido que estaba cambiando el tiempo y en un alarde de sentido común nos bajamos al collado de Cordier sacrificando las dos cumbres. Para otra vez. 
Cresta del pico Le Bondidier
Desde el collado Cordier subimos a la cresta del Le Bondidier (3146 mts) con una trepada algo delicada en terreno mixto, y posteriormente, con los esquís de nuevo puestos, subimos al Sayó (3211 mts) y al pico Cordier (3263 mts). Al llegar a esta segunda cima la situación cambió radicalmente, puesto que las nubes que nos estaban amenazando desde hacía un rato, acabaron por cerrarse envolvernos en plena cresta. Tras un breve momento de duda, optamos por descender desde casi la cima del Cordier al glaciar de la Maladeta, confiando más en el mapa y en el GPS que en la reducida visibilidad. Una vez en el glaciar nos calzamos los esquís y por fin nos ponemos de camino a La Renclusa. Al final 7h30 de actividad con 1600 mts de desnivel positivo. 
Cima de Le Bondidier
Mientras nos reponemos en el refugio reflexionamos sobre la ruta y su punto clave: la bajada al glaciar desde la cresta de las Maladetas. Nos pareció bastante confusa, más aún en condiciones de mala visibilidad, por lo que hay que tener estudiado el descenso si no se conoce de antemano. Nosotros lo hicimos recorriendo unos 15 metros por la cresta hacia este desde la cima del Cordier, por un destrepe que nos pareció más accesible. A los 50 metros aproximadamente de descenso hay que buscar una salida al glaciar por nuestra derecha (ver el esquema de Denivel nº 315, ruta 4). Sin embargo, en algunos mapas y guías, también recomiendan destrepar desde el collado que queda entre el Sayó y el Cordier. Nosotros esta opción la vimos más difícil al estar helada y con mayor inclinación. Por último, también hemos leído que siguiendo la cresta hacia la Maladeta Oriental aparece otro collado por el que se puede destrepar (a ese punto no llegamos).
Esquema de Desnivel nº315. Ruta 4.
En cuanto a la ruta de subida, explorando el mapa vemos la posibilidad de hacerla desde Plan d´Están, pasando por el Valle entre la Tuqueta de Paderna y el pico homónimo, evitando así el paso por la Renclusa y probablemente ganando algo de tiempo. De nuevo lo apuntamos para próximas aventuras.
Y como no podía ser de otra manera, fin de fiesta con una cerveza renclusera. ¡A dormir que mañana hay que seguir!.