Follow by Email

sábado, 22 de agosto de 2015

Sin Rumbo en Zona Zero (por Jacobo)

http://www.bttpirineo.com/es

Viernes 21 de Agosto de 2015.

Marcos y Jacobo

Tras un largo y caluroso verano currando, podemos escaparnos a probar las magnificas rutas que la gente de Zona Zero está preparando por la zona del Sobrarbe. ya mas de 30 rutas perfectamente señalizadas, graduadas y preparadas para una ciclabilidad aceptable y segura, teniendo en cuenta que son principalmente rutas de Enduro... osea... difíciles.

Selecciona Marcos (que lleva varias en secreto...) la ruta 001 "PUMARIELLO Y AS CAMBRAS"

Ruta graduada como Dificil (Roja), cortita (16km) y con un desnivel de casi 600 metros acumulados... osea... muy explosiva.
Aconsejados por Martín, un fiera Argentino-Sobrarbense, nos recomienda emplear la "variante" en el ascenso a Pumariello para no tener que andar al aldo de la bici por una dura y penosa subida. Dicha variante está perfectamente señalada, tanto en su inicio como a lo largo de todo el recorrido.

Como somos así de estupendos a la ruta le añadimos los km de ir y volver desde Boltaña (donde dormimos) a L´Ainsa (donde empieza), comiendonos 16 estupendo kilómetros de regalo (8+8). A la ida estupendos para calentar... a la vuelta... una jodienda, y eso que evitamos volver por otra rutita endurera que une ambas poblaciones.
Alternamos constantemente Pista y Sendero

Salvados esos km iniciales, partimos del polideportivo de L´Ainsa, suave ascenso por carretera hasta meternos en un barranco seco y posteriormente tomar contacto con nuestras primeras margas (esas curiosas formaciones de arena grisácea que encontramos por todo el prepirineo)
Desde allí, fuerte ascenso por bosque combinando pista y sendero, hasta el alto de Pumariello con espectaculares vistas del embalse de Mediano. Vertiginoso descenso (nosotros parte a pie) muy muy bien acondicionado, sin raices, ramas ni sustos gordos mas allá de los que han querido preservar para otorgarle siempre ese caracter endurero. Pocos escalones en esta zona.
Senderos limpios y 90% ciclables de ascenso
Retomamos posteriormente la subida hasta el Corral de Raso, donde reponemos fuerzas y bajamos hasta Banaston, curiosa y bonita aldea donde parecía acabar la juerga, pero que guardaba una sorpresita, pues a la salida del pueblo la ruta te desvia por una imponente marga para bajas a lo mas profundo de un barranco y remontar hasta Usana, otra aldeita con mucho encanto y un bonita prensa de uva expuesta en la calle (por cierto, con fuente para reponer líquidos). Desde alli ya suave camino hasta L´Ainsa... aunque a nosotros nos queda una penosa vuelta a Boltaña (por el llano eso, si... no nos quedaron ganas de mas rampas...)

Ruta muy recomendable para tomar contacto con la zona y desde luego... primera de muuuuuchas que haremos...

Aunque como dice Martín, somos mas de "Pistarracas infernales"...



Alto de Pumariello. Vistas del Embalse de Mediano




A la salida de Banaston... te espera este bajadón





viernes, 31 de julio de 2015

Garmo Negro - Algas - Argualas. (por Jacobo)

25 de Julio de 2015. Juaneras y Jacobo

6:00, Salimos de Zaragoza.
8:00, Balneario de Panticosa.
8:10, salimos desde la mítica Casa de Piedra hacia el Garmo. Con Botas, todo "old school", nada de zapatillas...

A priori uno de los tresmiles mas accesibles, pero no debe menospreciarse , ya que el desnivel a salvar solo con ascender a un pico se acerca a los 1500m

Típica y agradable subida inicial por bosque. Unos 400m de desnivel. A velocidad Juaneras... con la lengua fuera.
Típica silueta del Garmo Negro con a aguja de Pondiellos "falsamente" sobresaliendo

Llegamos a la Mallata baja y encontramos el desvio hacia los Ibones de Ordicuso y otro hacia el Argualas.
a partir de ese punto se despeja el camino y va ascendiendo loma a loma sin descanso hasta llegar la base del circo que forman esta colección de colosos. El Garmo, siempre imponente, con esa delicada aguja de pondiellos que aparentemente  supera en altura a la auténtica cima y que le da ese perfil tan característico.
Desde la Mallata Alta no podemos ver el Balneario, pero así es mas bonito

Subida algo penosa, a pesar de hacerlo por la senda de verano,  con unos primeros tramos de rocas enormes y en equilibrio, luego un pedregal que cruza bajo el mismisimo garmo y tras el falso collado decidimos ascender por la infernal glera que lleva a la cima. Resbalones, caidas... y cada dos pasos arrepintiendome de no haber forzado al mi liebre (Juaneras) a ir hasta el collado auténtico y ascendido por la cresta.
Cima. Yo... 2:50. Juan lleva 10 o 15 min esperándome.
Mucho "skyrunner" por aqui arriba, curioso siendo el fin de semana del Trail Aneto-Posets...
Reponemos algo de liquido y energia y continuamos el camino.
Cima. Aqui se ve claramente como a aguja es mas baja que la verdadera cima. 


Los infiernos desde el Garmo. Si no pones esta foto, es como no haber subido
La quedada original por WhatsApp decía..."venga, pues nos hacemos un Gramo -Argualas...", pero siempre confié en que Juaneras no se acordase.
No solo no era así, sino que bajando los primeros metros del pedregal infernal nos encontramos unos madrileños coleccionistas de tresmiles que nos preguntaron..."¿Para ir al Algas - Argualas?"... Cachis... ahora tenemos que ir...
Cresteando
Algas facil, directo y sin riesgos excesivos. Un pequeña trepada. Desde elli si que se aprecia la penosa ascension final al Garmo con detalle.
Argualas algo mas delicado, para pocas tonterias, pero sin grandes pasos delicados. Yo, cansado y algo acojonado, me quedo a 40 metros de la cima un poco bloqueado en la cresta. Decido esperar a que baje Juan. No soy muy agil y ya llevo buena carga en las piernas, así que prefiero dejarlo para otra ocasión.
Argualas. Garmo a su espalda cerrando el circo e Infiernos asomando detras
Juaneras asciende sin problemas y emprendemos la bajada.

Pedazo de actividad que en total nos lleva unas 7 horas, unos 1650 metros de desnivel, una buena introduccion al mundo de las crestas sin asumir grandes riesgos y con una meteo excepcional. Aún nos permitimos asistir a una pobre "neska" que se había dislocado el dedo meñique de la mano izquierda y se lo apañamos e inmovilizamos.

Juaneras, como siempre, inagotable.

Bajando aún tocamos neveros a pesar del abrasador verano.

Juaneras y Yo en la "íntimidad" de la cima del Garmo



miércoles, 10 de junio de 2015

Sin Rumbo Raid...en un RAID!!!! (por Rober)


Campeonato España Raid Aventura - VI Trofeo Peña Guara
30-31/mayo/2015
Integrantes Sin Rumbo: Noé, Adrián y Rober

-------------------





Nuestros "followers" (se cuentan a cientos!) seguramente habrán pensado que hay algún tipo de error tipográfico en la entrada de esta crónica...pero no!!! Los Sin Rumbo han participado en un raid!! Lo que en su día motivó el nombre del clan, poco a poco se ha ido convirtiendo en una auténtica coña, puesto que daba la sensación que habíamos desarrollado algún tipo de alergía a participar en un raid...
Pero ahí está Capi Roche metiendo caña y sufriendo nuestros vaivenes, pero finalmente en la noche previa al raid nos encontramos Adrián y yo esperando el AVE de las 11 de la noche en la estación de Zaragoza para recoger a nuestro atleta más internacional...vamos Noé!!! Un jodido crack volando desde la Galia para meter caña por tierras de Riglos.
Los preámbulos al más puro estilo Sin Rumbo...Adrián tocado de una rodilla, Noé con la espalda maltrecha después de haber entrenado este invierno en ski de travesía como si no hubiese un mañana, y yo en buena forma pero sin apenas dormir en los días previos. De camino a Riglos, ningún tipo de acuerdo en como afrontar las etapas del raid. Los intentos de Adrián de profesionalizarnos y meter un mínimo de rigor son vanos...
Noche de pocas horas de sueño en el refugio de Riglos y a eso de las 6.30 de la mañana ya estamos organizando la batalla. Ambientazo y un buen montón de equipos, una fortuna en bicis 29" y un catálogo infinito de furgonetas.
A las 9am comienza la fiesta, con un primer sector de trekking de unos 12k y 600m+. Adrián y yo nos ponemos en marcha rumbo a La Peña Estación, donde está el punto de transición. Como era de prever, lo primero es remontar el barranco que separa los mallos del mallo colorao, buscando la zona del mirador de Espinabla. Pendiente fuerte y aguantando las ganas a apretar pero vamos todos a fila de a uno. Superado el desnivel fuerte, comienza ya la aventura, empezando los diferentes equipos a coger distancia y estategias distintas. El trazado bastante intuitivo, pero aún con todo nos las apañamos para intentar un par de "sin rumbadas" que nos sitúan en tierra de nadie atajando por donde ni los conejos pasan. El trayecto mayoritariamente por pista y terreno muy corredor, así que alcanzamos La Peña con pleno de balizas y listos para empezar a dar pedales.
Segundo sector de bici, con más de 30k y un desnivel próximo a los 1200 m+, así que comienzan las hostilidades. Trazado muy chulo comenzando en dirección a Anzánigo y con la ribera del Gállego a la vista, para después adentrarnos en territorio de las sierras de Centenero y Santa Isabel, con el barranco de Triste para acompañarnos en el cierre de una circular con base en La Peña. Este tramo lo hago con Noé, el hombre fuerte del equipo en bici. Hay buena sintonía, y ni siquiera el perder la tuerca del portamapas a las primeras de cambio nos quita el buen rollo. Desde entonces, Noé marca la orientación y yo intento mantenerme enchufado con el plano metido en el culotte hasta que el sudor lo deja inservible. La estrategia funciona, y salvo pequeños despistes vamos conectando balizas a buen ritmo y disfrutando de la ruta. Ciclabilidad total del trazado, con cruces de arroyos, tramos de pedrera, descensos cortos y algún sector de enlace por carretera sin tráfico para darle ritmo a las piernas. Volvemos a hacer pleno y ahora solo toca disfrutar del descenso a La Peña...pero aquí nos encontramos con un sendero de cabras que pone a prueba nuestra paciencia, intentando no perder ritmo a pesar de tener que poner pie a tierra en buena parte del sendero y llegar a cuestionarnos si habíamos elegido el camino correcto (después confirmarmos que habíamos acertado). Aún con todo, paisaje muy chulo, con el barranco de Triste a nuestros pies y el embalse de La Peña queriéndose intuir al fondo. Salvamos el tramo técnico con una vuelta de campana mía queriendo completar un tramo de descenso, y acabo en el punto de transición con el disco de la rueda trasera doblado por el golpe de alguna piedra.
Tercer sector y toca darle al remo. Ahí dejo a los Roche, y aprovecho para coger fuerzas y comer con un sol de justicia que anuncia alguna insolación que otra. Estos dos capullos no me dan tregua y apenas estoy comenzando la digestión cuando me los encuentro de vuelta y con ganas de afrontar el cuarto sector de trekking.
Cuarto sector y seguimos con pleno de balizas y buenas sensaciones, pero ahora ya toca meter más caña con una casi media maratón con cerca de 1000m+ y una ferrata entre medias. Salimos Adrián y yo, con un ritmo suave pero mantenido, intentando que las subidas no nos dejen parados y sin venirnos arriba en los tramos de llaneo. Seguimos localizando balizas sin mayores problemas, con una primera parte del sector sin problemas de orientación. En el entorno de la ferrata, tiempo para meter un poco de alegría en una subida corta pero exigente que nos pone rumbo a una zona de senderos donde mis isquios comienzan a quejarse. Intento no perder demasiado ritmo y avanzar en modo suave para dar tiempo a ver si recupero sensaciones, mientras me recuerdo beber porque el calor aprieta pero bien. La acumulación de km ya se nota pero consigo defenderme con el Roche a la cabeza iniciando la ferrata. La disfruto procurando no tirar de piernas para no ganarme una subida de isquios o de gemelos en mitad de la pared, y de premio me gano un descenso de enduro para volver a la pista rumbo a Riglos. Ahora toca correr y aunque el ritmo no es muy alegre, completamos los 10k hasta Murillo de Gállego con otro pleno de balizas y el piloto de la reserva encendido en mi caso.
Ya tenemos la tarde encima y toca el quinto sector de BTT. Aquí cogemos noche seguro y en vista a mi estado muscular, les toca a los Roche dar el callo. Mientras los despido, lucho por encontrar una postura en la que no se me contracture algún músculo. Finalmente me quedo como un trapo tirado en la esterilla, procurando coger un poco de fuelle para lo que pueda venir. Cae la noche en Murillo, y el ambiente no decae, con un continuo llegar y salir de corredores. Me cepillo unas sardinas y un poco de pasta con la silueta de los Mallos de fondo, y aunque intento estirar un poco las piernas, finalmente opto por lo más sensato que es procurar dormir un poco en la furgo. Así me pillan los Roche cuando regresan rozando la madrugada. No debo tener muy buena pinta porque directamente me descartan para el último sector de orientación urbana y paso de cuerdas. La apuesta es clara...me tengo que recuperar para mañana. La bici no defrauda y el tramo nocturno hace mella; Noé viene con alguna molestia en la espalda y la mezcla de esfuerzo y cansancio deja muy poco hueco para bromas.
Son cerca de las 2 am cuando acabamos la última sección, con una sección de orientación urbana y el paso de cuerdas que, en lugar de una actividad chula para romper un poco con la monotonía del correr y la bici, ha supuesto un dolor de huevos porque se ha demorado mucho más de lo esperable. Con la luz de reserva encendida, y rozando el tiempo oficial de corte del primer día, nos ponemos rumbo a Riglos para pillar la cama. Cerca de 15 horas de actividad que han dado para un poco de todo, desde las clásicas discusiones hasta alguna que otra risa que como siempre aporta el mejor de los combustibles para afrontar este tipo de aventuras. Los tres no tenemos pinta de irnos de fiesta, y yo especialmente estoy muscularmente acartonado, así que confio en el poder de la ducha y unas horas de sueño.
Las 7am y de nuevo en pie. Desayuno de equipo con caras un poco largas y conversación escasa...la gestión del cansancio es sin duda una clave crítica en este tipo de pruebas. Finalmente salimos Noé y yo en la primera sección de orientación urbana más las pruebas especiales de escalada y tiro láser. Optamos por hacer estas pruebas nada más comenzar, buscando un poco de estrategia y evitar posible tapones de gente al final de la orientación. Noé hace de tripas corazón y saca adelanta un 5º grado de escalada con el desayuno todavía en la boca. De ahí al tiro láser donde nuestra puntería es nefasta y tenemos que ir a por la baliza de penalización antes de comenzar el sector de orientación donde funcionamos bien y con algunos tramos de carrera a 4,5´/km...parece que las piernas aguantan! Hacemos pleno de balizas y los Roche cogen la bici para el penúltimo sector del raid, un recorrido de algo más de 20 km donde la velocidad va a ser fundamental para disponer de tiempo suficiente para el tramo final de carrera. Al final, recibo a los dos fieras de vuelta a pedales con el tiempo en los talones, y es que apenas tenemos 1 h para la sección última a pie, donde básicamente el recorrido supone dar la vuelta a los mallos, con un desnivel de unos 600m+. Salimos Adrián y yo, tras comprobar que tengo piernas para correr, y dejamos que Noé disfrute ya del merecido descanso. El trazado es exigente, con una primera subida a plomo para ganar todo el desnivel y comenzar el rodeo a los mallos. Optamos por el ascenso por el mismo barranco por el que comenzamos el raid, no sin discusión de por medio. De nuevo el cocktail de ganas, presión competitiva, cansancio, tiempo ajustado y demás sensaciones que se viven en una prueba de este tipo puede resultar indigesto si no se hace una buena lectura de los momentos, del ánimo de cada uno y del cuidado del propio concepto de equipo y conexión de los participantes.
Tiramos para arriba intentando coger un buen ritmo; conocemos la zona y sabemos que el tiempo va a estar muy justo. No fallamos en las primeras dos balizas, pero cometemos un pequeño despiste que nos lima unos minutos para coger el sendero hacia la visera, donde está la tercera baliza. Ya solo nos queda una, pero el reloj hace tic tac con cada vez más fuerza. Tenemos la opción de tirar a por la última, pasar de ella y cerrar el descenso por la circular, o tirar por el mismo camino por que hemos venido. Yo opto por esta última alternativa, porque no veo claro el poder coger la cuarta baliza y se que el descenso por la otra parte de la ruta es de piedra muy suelta, complicado para bajar fuerte o con riesgo fuerte de torcedura o caída. Adrián quiere tirar a por la baliza, y básicamente ve la opción opuesta a la mía, pero yo no creo en entrar en tiempo y me planteo como prioridad no penalizar con el tiempo. Escogemos mi alternativa y hacemos un descenso a auténtico ritmo de carrera, de los que solo se pueden hacer cuando te has jodido a entrenar horas y horas de trail, y que te pone la sonrisa en la boca. Picamos en el control con un par de minutos de margen, y lo disfruto como un éxito. Las primeras valoraciones hacen que nos olvidemos de darnos un jodido abrazo porque acabamos de terminar el raid...otro año que perdemos el premio al equipo más emotivo!!!!
Al cruzar la línea de meta, en cuestión de minutos ya vuelve nuestra vida, solo nos regalamos un plato de pasta y unas albóndigas antes de comenzar el regreso a casa para ver a los mini SinRumbo y susurrarles que, una vez más, sus papás no traen medalla, que han cometido fallos de estrategia, que han sufrido otra pájara, pero que lo han vuelto a dar todo, y cuando se da todo, quien no se sienta ganador es que tiene puesto el listón unos centímetros más alto de lo que debiera...

  

 

lunes, 4 de mayo de 2015

Planeando... (por jacobo)

Los astros se alinean una vez cada X tiempo y se hace posible coincidir para salir juntos.
Este domingo 3 de mayo fué posible y sorprendentemente Adrian y Yo pudimos salir en bici... Ya vale de salidas en solitario, ya vale de ir hablando solo, ya vale de cantarte canciones mientras vas subiendo para amenizarte el rato y ya vale de selfies...
Subida a la Plana de Cuarte aprovechando múltiples sendetas y trialeras que conocen estos runners... la mayor parte ciclables sin incidencias.
Trialeras para subir, trialeras para bajar, trialeras para ir a por otras trialeras...
Día algo técnico y entretenido, con una subida final al alto de la muela (donde yo me apeo) y una dura vuelta en solitario a Zaragoza para Adrian, por no perder la costumbre.

Os pongo unas fotillos del dia.
PD: No es que me quiera mucho a mi mismo (que lo hago), es que la cámara la llevaba Adrian...




lunes, 6 de abril de 2015

"Sin Rumbo y sin luz" por Rober


Entreno trail running
Ascenso a Muro de Roda
Tierrantona - Valle de La Fueva
Integrante SinRumbo: Rober

14 km -- 500 m+ aprox.

---------
Por motivos de curro, doy con mis huesos en Tierrantona, en el Valle de la Fueva, una joya escondida a la sombra de los valles del Cinca y del Ésera. Vistas espectaculares del macizo de Cotiella y un acceso también muy chulo pasando por la cola del embalse de Grado desde Ligüerre de Cinca.
Durante toda la jornada, tengo en la retina las torres del pueblo románico fortificado de Muro de Roda, coronando una sierra a la espalda de Tierrantona. Además, ojeando la web de Zona Cero veo una ruta en la zona que puede servir como entreno deluxe inesperado:

http://bttpirineo.com/es/rutas-btt-pirineo/zl-004-fueva-muro-roda
Ruta de btt...pero donde pasa una bici pasan dos zapatillas!!!
Todo perfecto de no ser porque no puedo empezar hasta pasadas las 7pm. Pero la idea ya está en la cabeza y no me voy a dar la vuelta a la primera. Las circunstancias obligan a un entreno de ritmo, porque la verdad es que comienzo con poquita luz y soy consciente de que me va a pillar la noche si o si...pero no pasa nada porque NO llevo frontal...un auténtico SinRumbo!!! Mi inconsciencia no llega al extremo, y si que llevo el GPS donde me he cargado el track de zona cero.
Primeros 2 km asfalteros y paso por el pueblo de Luján donde engancho una pista forestal en muy buen estado que ya no abandonaré hasta la cima. Por una parte, me desilusiona no coger algo más de sendero, pero por otra parte al verme en mitad de la nada y ya casi de noche, no hago ascos a la relativa tranquilidad que da la pista y un piso más o menos uniforme.
Según voy ascendiendo, disfruto de Cotiella y de la zona de bosque que cubre las laderas del monte. Nada de aflojar ritmo porque el sol se esconde por minutos y quiero intentar hacer cumbre con un mínimo de luz para asomarme a la otra vertiente y ver Aínsa y el embalse de Mediano.
Pero nada de nada...por más que aprieto en la subida, el sol se esconde más rápido y el ulular de un buho me da la bienvenida a la noche, con las luces de Tierrantona ya bastante distantes. Voy enlazando curvas de paella sin descanso y en desliz en que me doy 10 segundos para la reflexión, me doy cuenta que ni conozco el sitio, ni llevo frontal ni se si esta zona es el paraiso del lobo pirenaico...la cuestión es que estoy en mitad de la noche sin luz en lo alto de un monte. Y justo cuando pienso esto veo las sombras de lo que intuyo es el pueblo, así que cojonudo, no veo nada y me empiezo a apurar en no perder tiempo...
Correr de noche por el monte es una experiencia muy grata, porque descubres la cara B de muchos sitios que tienes ya muy vistos a la luz del día. Y si encima lo haces a oscuras, pues añades un ejercicio de propiocepción que uno se puede ahorrar si tiene un poco de talento.
Bajo rápido, y cuando digo rápido es a 4´/km a oscuras, que no está nada mal. Pero ya da lo mismo porque más de noche no se va a hacer!! Utilizo el GPS para alumbrar un poco el terreno bajo mis pies y busco un cruce de caminos donde se coge el desvío hacia Luján. Lo alcanzo y, de nuevo haciendo gala a los SinRumbo, ignoro el camino de ida y me da por seguir otro ramal de la pista que parece claro llega a Tierrantona. Decisión poco sabia porque aparte de hacerme prestar más atención al GPS, me hace pasar por varias fincas donde los ladridos de perros me hacen meter la directa a pesar de jugarme la hostia del siglo usando la luz del móvil como frontal improvisado...
Cuando después de la ducha entro con algo de aliento recuperado en el hostal donde me alojo, me reciben varias miradas de lugareños que han sido informados por mis compañeros de trabajo de mi audaz idea...me preguntan y charlamos animadamente, pero como siempre, me reservo el juguillo de la aventura para mí, y el sabor de los km para mis piernas ...hay cosas que solo un SinRumbo puede entender!!

viernes, 20 de marzo de 2015

"Garbanzos a lo hoyense" por Rober


Ascensión Monte Perdido (3.355 m)
12-13 marzo 2015
Integrantes SinRumbo: Capi Roche y Rober

-------



Una ventana de buen tiempo, condiciones estables en montaña y permiso familiar para una escapada con pernocta en Goriz...suena demasiado idílico para las condiciones habituales de los SinRumbo, pero con este panorama recojo al incombustible Roche camino de Nerín.
Esta vez el maestro parece bastante maltrecho, está siendo víctima de un virus o de un efecto post-resaca de alguna fiesta que ha mantenido en secreto el perraco...pero el caso es que nos aproximamos a Fanlo ya en pleno corazón de los Pirineos, y no tengo muy claro si va a aguantar el primer asalto hasta el refugio.

Nuestro aspecto parece confundir a los lugareños de Fanlo, que confunden la estética retro de los SinRumbo con técnicos del servicio de reparación de lavadoras...dantesco! Esto es 100% verídico. Con esta presentación en el valle, comenzamos porteando hasta el entorno de Cuello Arenas, para alcanzar la cresta de la Sierra de la Custodia, donde por primera vez vemos sentido a esto de llevar los esquís a la chepa.
Día primaveral con un cielo azul espectacular y ni una brizna de viento. Mientras avanzamos por la arista cimera de la sierra en dirección N, en todo momento tenemos a la vista el refugio de Góriz. Antes de la penúltima cima de la sierra, nos lanzamos ladera abajo buscando una diagonal que nos sitúe prácticamente a cota del refugio. Una oportunidad fantástica para disfrutar de una primera bajada, pero como hacemos honor al clan SinRumbo, bajamos la pala en modo foqueo, con los talones sueltos y haciendo un poco de malabares, incluyendo un paso mixto entre rocas con los esquís puestos y donde me veo por primera vez en la actividad comprando boletos para una hostia.
Vuelta al foqueo tranquilo y poco a poco vamos ganando altura hasta meternos de lleno en el valle del barranco de Goriz camino del lago helado. El calor comienza a ser hasta molesto, sobre todo porque iniciamos el ascenso por el valle pasado el mediodía. De nuevo haciendo honor a los SinRumbo, nada de paradas para comer, tan solo unas cuantas mini paradas en las que coger un poco de aliento y comprobar como Roche está sufriendo a base de bien. Con el estómago vacío desde hace un par de días y la pedazo sudada que llevamos, le veo por momentos con ritmo tipo himalayista. No le digo nada, porque de nada va a servir; se perfectamente que si solo uno de los dos llegará a la cima, será el cabezónnnnnn de Roche!! Pero como está sufriendo!!
Pasamos el caos de bloques camino del lago helado, y tan solo nos cruzamos con otro montañero que ya desciende esquiando plácidamente hacia Góriz. Un auténtico lujo disfrutar de un día así en un entorno como este y con toda la montaña para nosotros. La nieve está primavera pero se mantiene algo firme por debajo de la primera capa, no lastrando mucho el foqueo. Pero las palas se suceden y parece que nunca llegamos al lago helado...hasta que llegamos! Y casi que ni miramos el reloj para no comernos la cabeza, porque ya tenemos la tarde encima.
Por primera vez veo la escupidera en su versión invernal. Según la perspectiva o no me parece nada o me preocupa, pero decido alcanzar un colladete justo en la entrada a la amplia canal para valorar de cerca la situación. Confirmo las indicaciones de Roche, nada técnicamente radical, sobre todo por las buenas condiciones de la nieve que encontramos con buenos escalones. Pero una cosa está clara, no hay opción a una caída o resbalón porque o la detención es inmediata o la cosa pintaría muy mal o fatal.
Iniciamos el ascenso con crampones y piolet; sin paradas pero con ritmo pausado, midiendo bien los apoyos y siguiendo la huella ya existente. Por suerte, todavía avanzamos en solana aunque cada vez queda menos del calorcito de mediodía. No pienso demasiado, simplemente concentración en el avance y viendo la antecima cada vez más cerca; tan cerca que ya estamos ahí y solo queda una rampita para hacer cima...vamossss!!!! 



Estampa asombrosa desde la cima, una soledad acojonante, y quizás un escenario inmejorable para mi coronación como humilde "3000ero" en ski de travesía. Todo esto lo termino de disfrutar una ratito después de abandona la cima, porque mi cabeza sigue en modo concentración para afrontar el descenso, con algo más de riesgo que el ascenso. Por eso, una vez alcanzamos el punto donde habíamos dejado los esquís, pego el merecido grito que merece el esfuerzo y los 3.355 metros del Monte Perdido.
Ahora ya solo queda disfrutar de un solitario descenso hasta Góriz, con las últimas luces del día y el cañon de Ordesa como telón de fondo. Roche sigue aguantando estoicamente, vaya mula parda está hecho. Ni medio lamento, ni una sola queja el cabrón...a mi no me sorprende porque ya le he aguantado en unas cuantas, pero vaya cabecita...
La esquiada espectacular, con una nieve que decide aguantar y nos brinda uno de esos descensos que quedan en el recuerdo. Y con estas sensaciones aterrizamos en Góriz, donde todavía nos espera una nueva sorpresa...conexión Hoyense!! Flipo en colores cuando veo a Alberto "cani", colega de mi hermano de toda la vida y paisano de mi pueblo de Madrid (Hoyo de Manzanares), con el mandil puesto y al mando de los fogones del refugio. Qué subidón y que alegría, me acuerdo mucho de mi hermano que hubiese dado mucho por compartir este momento con nosotros, y la verdad es que tanto él como el otro guarda nos hacen sentir como en casa. El refugio está muy tranquilo, y gozamos con una cena cojonuda en compañía de dos investigadores del IGME, que están haciendo llevando a cabo un muestreo desde lo alto de Marboré hasta el fondo del valle. Son toda una revolución en el refugio, y dignos representantes de la esencia de la investigación...vaya paliza que llevaban encima!!
Unos chupitos de pacharán cierran el día y en la mañana siguiente nos ponemos en camino hacia el pico Marboré y la travesía de los picos de la Cascada, pero el pronóstico del tiempo no falla y cuando salvamos las primeras rampas, vemos que un frente de norte avanza rápido con la entrada de nubes bajas y bastante viento. Y parece que justo la zona de Marboré es donde más claro se ve la entrada del frente...así que miramos el reloj, valoramos la situación y decidimos quedarnos con el buen sabor del día pasado y sorprender a la familia con una temprana llegada...
Nos ponemos camino a la base de la sierra de la Custodia para afrontar la última subida hasta alcanzar la zona cimera. Un foqueo por nieve dura donde dejamos que las cuchillas se despidan de Ordesa, de Góriz, del Monte Perdido y de ese guiso de garbanzos regado con tinto que disfrutamos en la cena...garbanzos a lo Hoyense!! Viva la Caldereta!!

 PD. No dejeis de echar un ojo a www.trekkingmule.com, una alternativa para disfrutar del monte que ha echado a rodar Alberto junto con unos colegas...








video

domingo, 1 de marzo de 2015

Pelopín... de nuevo (por Jacobo)

Juaneras y Jacobo. 28de Febrero de 2015

Es un clásico ya de cada año, un día de alto riesgo de aludes y ventana de buen tiempo... y... ¿qué mejor opción que el Pelopín?

Pues mas o menos lo mismo debió pensar un gran número de esquiadores de travesia, pues a las 8:45 que llegamos al deposito de sal, ya casi no se cabía.

Tras evaluar la ruta desde el coche, decidimos dejar en el coche esquies o raquetas y hacerlo andando. Sin mas.
A pesar de la gran cantidad de nieve caida recientemente, la exposición al viento de esta sierra hace que las lomas y picos estés completamente pelados de nieve.

Ascenso sin dificultades, modo Express, como caracteriza al Juaneras. Del coche a la cima, 1:20 parando a hacer fotos.

Descenso sin incidencias por la misma ruta. Algún esquiador valiente se metió por el barranco... pero aparte de abundantes agujeros-trampa que te meten en el riachuelo que los surca, al parecer había una gran alternancia de nieves, desde el polvo mas goloso hasta el hielo mas duro, pasando por la siempre "amada" costra.

tras salir del bosque, divisamos el abarrotado aparcameiento a pie de carretera

Juaneras

yo

Flanqueos sin complicaciones ascendiendo hasta el collado 

Desde la cima, las nubes nos impiden disfrutar de las preciosas vistas hacia norte y oeste. Hacia el sur, veíamos Oturia, peña Oroel y hasta la cara norte del Tozal de Guara.
El Pelopin te permite divisar desde Monte Perdido hasta Guara con detalle.