Follow by Email

lunes, 20 de febrero de 2017

PICO DE LOS MONJES Y PICO DE ESCALAR DESDE ASTÚN Por Marcos (17/02/17)

 
Hoy toca una ruta corta y sencilla, siempre dentro del valle de Escalar, ese que se extiende hacia el norte desde el telesilla de Truchas, en la estación de esquí de Astún. Tengo poco tiempo (llegué al párking a eso de las 10:30) y voy solo, así que no es día para florituras ni travesías. 
Sin embargo, el buen tiempo y la cantidad de nieve que aún tenemos por el Pirineo hicieron que el día fuera redondo, pudiendo disfrutar como un enano de este vallecito, que por cierto no cocncía todavía y que sorprendió muy gratamente.
Salgo por la margen derecha del río entrando en el valle por debajo de la última línea de paravalanchas que protegen los edificios de la estación. Poco a poco me doy dando cuenta de que hubiera sido mejor foquear por el fondo del valle, sin tantas medias laderas de nieve transformada que hacían que algún tramo fuera algo incómodo. 

Tras llegar a la plana del ibón de Escalar y atravesarlo hacia el este, se sube al collado de Los Monjes, con vistas del lado francés y el Midi d´Osseau. Y aunque el cuerpo te pide bajar hacia Francia, hoy toca subir a Los Monjes, así que me desvío de nuevo hacia el Norte para llegar a la antecima del pico. 
Allí me encuentro con una simpática pareja guipuzcoana afincada en Villanúa. Vaya dilema; ¿Guipúzcoa o Huesca?. Es como preguntar a quién quieres más, ¿a mamá o a papá?. Si, ya sé, la respuesta siempre es a mamá...
 

En fin, desde ahí a la cima queda una arista algo aérea, pero sin grandes dificultades (Iº grado en condiciones óptimas). Como siempre en estas fechas, la dificultad variará según haya o no hielo, pero al estar orientada al sur y con el calor de los últimos días, no había más que algún carámbano escondido. Crampones y piolet obligados, eso si.

De vuelta a la antecima hago un nuevo amigo; Fran, de Sevilla, también afincado en el valle (¿qué tendra el Pirineo que todos queremos vivir allí?). Compartimos la bajada al ibón juntos y desde allí me quedo otra vez solo para subir el pico de Escalar, éste completamente esquiable hasta la cima. 

Tras disfrutar de las vistas, el calorcito y un par de barritas energéticas , me lanzo a por el bocata que me espera en el coche. 

Track (sin la arista al pico de los Monjes): https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=16458190
 
Amtecima pico de los monjes
hacia la facil arista...

desde la cima

Barranco de Escalar





 

lunes, 30 de enero de 2017

Mandilar y Faceras... O... Casi (por Jacobo)

Sin Rumbo is alive... espectacular inivación, por cierto

Los astros se alinean de nuevo y Marcos, Galo, Rober y yo conseguimos una jornada de travesía con abundante nieve, buena meteo y horas por delante.
Rober nos espera a pie de estación en modo competición ( mini mochila con casco y cuchillas) para acompañarnos en la primera parte de la salida, las obligaciones familiares mandan.
De inicio planteamos ascenso al Mandilar o pico de la bandera, cota máxima de Panticosa estación, con 1000 metros de desnivel desde el inicio... Para posteriormente descender al ibón de  Sabocos y remontar el pico Verde o Faceras para descender por una de esas palas golosas y seguras que nos ofrece esta zona.
Intentamos ascender evitando al máximo las pistas de la estación y lo cierto es que con nieve abundante, da gusto foquear por esta zona.
El problema es que, para algunos, era nuestra primera salida con tablas del año y... Los 1000 metros pesaron demasiado y no pudimos completar la salida inicialmente planteada.
Una pena, pues el día acompañaba... Pero las piernas no.

El track: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=16268436

Tras abandonar la senda del bosque salimos a primeras palas de ascenso.


Rober en su sprint final antes de bajarse


Día precioso

Telera presente toda la excursión
Pico Verde o Faceras, con ibón de Sabocos a sus pies, desde la cima del Mandilar... merengue puro... que desperdiciamos

martes, 27 de diciembre de 2016

Niebla en el valle, motañero en la calle (por Jacobo)

Lecherines nos espera


Intentando escapar de las duras y eternas nieblas del valle del Ebro, Juaneras y yo nos montamos una salidita entre semana... de esas que siempre cunden.
Como buen anticiclón, las nieblas y heladoras temperaturas en los valles se acomplañan de espectaculares días mas allá de los 500m e altitud.  Estamos en la segunda parte del puente de la Inmaculada, y con miedo de encontrar zonas mas cercanas a pistas muy abarrotadas, decidimos volver al impresionante valle de Aisa.
La media hora extra de curvas se ve generosamente compensada por la belleza de un valle presidido por el imponente Aspe. Nosotros elegimos el Pico Lecherines, por el simple hecho de movernos por su, teoricamente, asequible corredor final.

Podemos dejar la furgo sin problemas en la barrera que corta el acceso al parque natural de los valles occidentales. Apenas hay nieve hasta unos 2000m. Vamos... el embudo del Aspe empieza a no tener ya nada...
Ascenso por pista cómoda hacia el Aspe y en unos 25 min nos desviamos por la GR11 hacia Canfranc. Tras perder un mínimo de altura, ya con restos abundantes de las nevadas pasadas, ascendemos por la via invernal... osea, recto para arriba.
Durante un par de horas en total, aproximadamente, vamos ascendiendo comodamente. Hay que flanquear un par de palas sin dificultad alguna, escasa exposición y llegamos hasta una pala final algo mas cargada de nieve, ya algo insolada, pero muy estable.
Ya en el collado nos ponemos los crampones por primera vez en la ruta. Salvamos una parte inicial con abundante piedra y nieve, y ya metidos en el corredor, nos percatamos de que las condiciones no son las ideales. La escasa nieve acumulada hace que la sensacion de verticalidad sea mayor y además la escasa capa de cubre el corredor está muy muy helada. A unos 30-40 metros de la cima, con pena pero sin ganas de correr riesgos innecesarios, asumimos que equipados para senderismo invernal no podemos seguir. El asequible corredor final, al menos cuando está en buenas condiciones, es ahora un muro de hielo en el que apenas entran unos milimetros de la punta de los crampones... Como dide Juaneras... "Los corredores son para otra época, ya lo pone en los libros".
Ya habrá otra ocasión.
Vuelta a la furgo deshaciendo el camino y emborrachándonos del sol que escasea por casa.

Collarada y valle de Aragón desde el collado



Justo antes de empezar el corredor, la sensacion de verticalidad es importante... ambiente alpino que le dicen

Corredor final. Por aquí, en mejores momentos,  pueden bajar esquiando...
Duro duro...para pocas bromas

Esta cara se me queda cuando los testiculos me oprimen la garganta


Por allí asoma el Moncayo entre un mar de nubes

Ruta navideña por Algairén Por Adrián y Marcos (24 de Dic)

 
Ruta de 35 kms por la sierra de Algairén, ideal para pasar esta mañana del 24 de Diciembre y compensar los excesos que vendrán (porque siempre vienen...) en la cena de Nochebuena.

Sale desde Alpartir, donde dejamos los coches, y se dirige por pista asfaltada a Almonacid primero y luego a Cosuenda. Desde allí empezamos por fin a subir a la sierra, pasando por el Raso de la Cruz y llegando por pista hasta el collado del Tío Francisco, punto más alto de la ruta. Desde ahí sale un sendero de dificultad media, con rocas en su parte inicial pero luego mucho más fácil y rápido, que nos lleva al valle de Tiernas, para volver de nuevo a Alpartir por una pista lateral al valle.

Bonita ruta, de unos 900 metros de desnivel y cuya única dificultad es algún trozo de senda y no coincidir con las cuadrillas de cazadores.

 


 

miércoles, 14 de diciembre de 2016

| POR VADIELLO Y EL CALCÓN (8/12/2016). Por Marcos

jueves, 24 de noviembre de 2016

El bosque de Banastón... ¡con parrilla! (20 Nov) Por Marcos






Apurando el otoño y apurando las horas previas al anunciado aguacero que se nos venía encima, Jorge y yo elegimos una ruta de la ZonaZero circular y de medio día.

Salimos desde Boltaña con la intención de enlazar en Aínsa con la número 13, la del bosque de Banastón en las faldas del macizo de la Peña Montañesa. Se trata de una ruta forestal y de nivel técnico medio, que no es poco para lo que se gasta por aquí. Además creemos que vamos a marcar un hito en la historia de la ZonaZero, ya que Jorge está empeñado en hacerse la ruta con su bici rígida de toda la vida que entre otras grandezas... ¡tiene hasta parrilla!. 
Desde luego, en este mundo del Enduro en el que es difícil ver una bici de menos de 3000 pavos, es de agradecer este toque clásico (o vintage que dicen ahora...), ¡bravo Jorge!.

Pues eso, con más miedo a que se desmonte la bici de mi compañero que a la meteorología o a las trialeras salimos por la escollera del Ara hasta llegar a Aínsa. A partir de ahí subida por una otoñal carretera hasta el pueblo del Soto, donde nos metemos de lleno en el bosque a través de pistas muy cómodas y frondosas. Poco a poco se van cerrando hasta desviarnos por una senda perfectamente acondicionada para el paso de las bicis, con un suelo limpio y sin apenas piedras que hace que disfrutemos de la corta subida y el rápido descenso hasta el cruce de Sarrau Chico, donde seguimos bajando pero ya por pista. El bosque nos rodea en todo momento.
Aunque toda la ruta se podría hacer por pistas, el último tramo de descenso desde Pumariello hasta la carretera que baja de Buchitar se hace de nuevo por sendero, algo más técnico pero igualmente asequible a nuestro nivel. 
La bici de Jorge aguanta... solo se ha soltado un enganche de la parrilla con la vibración, que volvemos a atornillar para seguir la excursión. 
La vuelta a Aínsa la hacemos por el cauce del río que baja de Soto, ciclable a pesar de ir... ¡pedaleando dentro de un río!, y eso que ya había empezado a llover. 

Una vez en Aínsa nos damos el gusto de subir hasta el castillo montados en la bici y tras pasar por la plaza, nos dirigimos a Boltaña por la pista que desde la Cruz Cubierta se dirige a San Vicente de Labuerda. Esta pista es habitualmente una subida mantenida hasta la balsa que marca el desvío hacia Boltaña, antes del Cocullón. Sin embargo, las gotas caídas hasta ese momento habían formado una película de barro arcilloso que se pegaba como la brea a las ruedas y zapatillas, haciéndonos imposible avanzar al bloquear continuamente las ruedas. Esos 4 ó 5 kilómetros, que iban a ser cómodos y rápidos, se convirtieron en un pequeño infierno en el que sólo se podía avanzar empujando la bici, llevándola a hombros o incluso campo a través por el bosque, salvando el lodazal de la pista. Esta última opción nos enseñó que por fin este año han salido los rebollones que, ahora si, eran fáciles de encontrar... ¡y de pisar si no se andaba con cuidado!.
Cuando por fin dejamos la dichosa pista y empezamos por fin a rodar pasó lo que siempre pasa en estas situaciones; una pedalada más fuerte de lo debido y... ¡adiós patilla!. Al final fue verdad que la bici de Jorge no iba a aguantar.
Con la patilla rota tocó bajar como se pudo hasta Boltaña por la última senda del día, más difícil técnicamente que el resto y más en mojado, pero sin grandes sustos. 

A pesar del barro el bucle es realmente espectacular, de dificultad media y no muy larga. Sin duda para repetirla pronto, con parrilla o sin ella...

 
 
 
 
 

lunes, 14 de noviembre de 2016

RUTA MONEGRINA DE BTT. Por Marcos (12 Nov 2016).






Mañana de sábado, con sol en este otoño eterno y sin viento. Diego y yo, de nuevo.
Esta vez nos vamos a Monegros, una de nuestras zonas preferidas por la infinidad de pistas que se pueden encontrar. La idea es hacer una ruta de menos de 3 horas, para llegar con tiempo de sobra a casa antes de la comida, que los compromisos familiares no perdonan.
Santuario de nuestra señora de Magallon
Buceando en wikiloc encontramos una ruta que pinta bien gentileza de una tal Dani Mur.  Saliendo de Perdiguera nos lleva primero hacia el noreste, al Santuario de Nuestra Señora de Magallón, un curioso sitio en lo alto de una colina al lado de Leciñena y desde el que salen varias rutas a pie. Además descubrimos que tiene habitaciones, restaurante e incluso sala de celebraciones. 
Pues eso, bajada desde Perdiguera para subir por una pista asfaltada al citado santuario. Desde allí y tras las fotos de rigor, bajamos por una senda trialera de 100 metros escasos hacia las pistas infinitas de esta tierra, para dirigirnos ahora hacia el sur, a atacar a nuestro querido Monte Oscuro una vez más. 
El camino por pista se hace muy ameno, recorriendo los típicos paisajes de monte mediterráneo con romero y pino. Las pistas están perfectas, lo suficientemente húmedas para no levantar polvo y lo suficientemente secas para que no se forme barro. 
Tras subir al Monte Oscuro y empacharnos de paisaje, nos embarcamos en otro de los nuevos alicientes del día; explorar la senda de bajada desde el radar. El excelente track  nos lleva hacia el inicio de la bajada, trialera de nivel medio-alto en su primer tramo, o lo que es lo mismo, a patita por si las moscas. 
La segunda parte, en cambio, es muy espectacular, con tramos fáciles y rápidos, alguna curva cerrada e incluso zonas de sube-baja. Sin embargo, y esto es común en toda la senda, la vegetación se come el camino y en muchos sitios el peligro está a media altura y no en el suelo, por no hablar de muchos troncos caídos que obstaculizan el camino. ¡Qué maravillas harían aquí los de ZonaZero con su tronzadora!. Aún así, la sensación de ir con la bici por el corazón del pinar merece la pena.
La senda nos deja por fin en la pista de siempre, que esta vez cogemos en sentido Perdiguera, a donde llegamos más que satisfechos y pensando en alargar la circular con San Caprasio en el menú.