Follow by Email

martes, 14 de enero de 2014

Ligther is faster (por Rober). Ascensión ski travesía al pico Acué / Gabedaille (2264 m) - 12 enero 2014




Ascensión ski travesía al pico Acué / Gabedaille (2264 m) - 12 enero 2014
Integrantes Sin Rumbo: Capi Roche, Galo, Rober
Desnivel positivo: 1000 +
Duración: 5 h

----
Parece mentira que puedan existir buenos recuerdos que comiencen con un despertador sonando a las 6am de un domingo...pero el reclamo de cielos azules en el pirineo y estabilidad del manto nivoso son una combinación a la que, con las modas actuales, solo le faltaría añadir una rodaja de pepino y unos granos de cardamomo para resultar brutal por necesidad! En nuestro caso sustituimos verdura y especias por unas rebanadas de pan, algo de queso y los restos de una tortilla de patata del día anterior, todo bien apretado en la mochila.
9am y primera parada técnica en Villanua para recoger a "Galoper", el potro argentino. Con este tipo uno nunca sabe, y aunque clavamos la hora de quedada recibimos una reprimenda matutina porque el tipo llevaba en Villanua desde las 8am cuando habíamos quedado a las 9am...????...pues eso...
Siguiente parada: desvío de Les Forges d´Abel, territorio galo justo pasado el túnel de Somport, con un desvío marcado a mano izquierda. El paso a la cara norte del Somport nos brinda una bonita panorámica, aunque más verde de lo deseado. De momento, la pista de acceso a la cascada de Espelunguère está toda sin nieve y nos pone en cota próxima a los 1375 m sin ningún problema, donde hay una zona de parking junto a unos paneles informativos y una preciosa cadena que corta el paso de la pista. Y seguimos viendo mucho verde.Preparamos mochilas y cargamos skis a la chepa. Durante estos preparativos, ya se adivinan estrategias dispares dentro del equipo SinRumbo...en un rincón del cuadrilátero, Capi roche con sus flautas Atomic modelo Kilian, de peso solo registrable con una balanza de precisión, y con mochila de ataque con lo justo y necesario. En el rincón opuesto, el potro argentino, con una mochila que posiblemente permitiría a una familia de 5 miembros sobrevivir durante una semana en régimen de pensión completa. Uno nunca sabe lo que lleva Galo en su mochila, y la mayor parte de las veces mejor no preguntar!!!! Pero que más da cuando uno está fuerte como un toro...
En dirección al Puerto de Escalé, el paisaje es 100% otoñal, y todo apunta a una porteada interesante. Cogemos un sendero que sale justo de la zona de aparcamiento y tras subir unos cuantos metros ponemos rumbo N hacia el valle de Couecq. La primera parte de la ruta transcurre por el hayedo de Espelunguère, cogiendo altura de forma suave y con los skis calentitos a la espalda. Por momentos Galo se huele una de nuestras clásicas embarcadas; aún tiene pesadillas con el ascenso a Respomuso con skis a la espalda durante todo el camino para comprobar que no había nieve y media vuelta pa´bajo. Pero hoy todo va a ser distinto; la salida del bosque coincide con un collado donde se advierte una pista forestal, varias cabañas de pastores y el valle del río Couecq con la franja rocosa de la montaña de Couecq cerrando nuestra perspectiva hacia el N. Y lo que es más importante...nieve!!! (cota aprox. 1600 m).
Ponemos pieles en lo que debería ser una transición ultrasónica, de no ser porque Galo decide que ya es hora del bocata...media hora de porteo!!! Definitivamente, este hombre o no tiene grasa (mucha desde luego no tiene) o su cuerpo no tiene ni puta idea que aparte de los hidratos de asimilación rápida hay algunas cosas por ahí dentro del cuerpo que se pueden utilizar también en caso de necesidad. 
La línea de ascenso al collado de Acué (2022 m) se intuye con facilidad, siguiendo la traza natural del fondo del valle. Nosotros decidimos ascender por la margen izquierda del río (en sentido subida), justo por debajo de las canales y promontorios rocosos de la cara E del pico Acué. En otras condiciones de nieve, la zona más cercana a esta ladera parece una zona bastante expuesta a aludes, y el track que llevamos marca su ascenso por justamente la margen opuesta del río. En las condiciones actuales, el riesgo es mínimo, con una manto nivoso muy transformado y sin grandes potencias de nieve. Aprovechamos la umbría para avanzar por nieve dura que permite un foquear muy cómodo. Justo en la pala de ataque al collado, cruzamos el río y nos ponemos bajo el muro rocoso de la montaña de Couecq, donde ya pega el sol y se agradece un poco de calor. Aquí se advierte algo más de espesor de nieve, pero igualmente muy estable y que permite el...primer hachazo de la jornada!!! Lanzo un auténtico ataque de rata, con un pequeño cambio de ritmo que me permite abrir brecha. Solo cuando veo que definitivamente un apretón más me asegura los puntos de la montaña, lanzo mi aviso de ataque con un alarido y un nuevo acelerón...el collado ya es mío!! Vigilo desde una roca el ascenso de Roche con Galo tras él jurando en hebreo acerca del peso de sus skis y los nuestros...si solo fuese eso!! El tío parece un caracol con esa mochila que lleva siempre llena de comida e historias
Desde el collado, la panorámica es espectacular, con unas vistas espectaculares de la Mesa de los tres Reyes y de los picos de Acherito y Petrechema. Ahora avanzamos al amparo de la cara N del Acué, por terreno alomado sin ninguna dificultad técnica. La línea de cumbre que une el pico y su antecima cierra parcialmente una hoya que evitamos avanzando a media ladera. Justo en el extremo más alejado de la cima se intuye un pequeño collado que parece el acceso más intuitivo y adsequible a la antecima y cima. La ladera hasta este punto ofrece igualmente varias opciones con más pendiente, todas aparentemente viables aunque con mayor dificultad técnica.
Optamos por una de las rampas que ofrece la ladera de la antecima. Buenas condiciones con nieve dura y en umbría, optando por poner cuchillas en la mitad final de la ladera. La pendiente aumenta considerablemente y justo en el tramo final, Galo y yo optamos por aprovechar un promontorio de tasca y roca para poner crampones. Capi Roche continua imitando a los sarrios que minutos antes nos deleitaron con unas series de velocidad. Alcanzamos la antecima y sin quitar crampones, atacamos la arista que conecta con la cima. Paso intuitivo, sin excesiva dificultad pero con un buen patio en ambas vertientes...acceso final a cima con un tramo mixto de escasos 5 metros y la recompensa de unas vistas de 360º sublimes. 


Desde la antecima, ponemos skis e iniciamos el descenso hacia el río Aguas Tuertas. Muy buenas palas con una nieve perfecta, bien asentada y con justo la capa superficial reblandecida por el sol. Condiciones casi de pista, así que disfrutamos como enanos mientras Capi Roche pone un poco de cordura y no se olvida de ir buscando el paso clave para descender el muro de roca que separa del fondo de valle del Aguas Tuertas. Como no podía ser de otra manera, terminamos descendiendo por una variante que de nuevo nos obliga a poner skis a la espalda y hacer algún destrepe.
Almuerzo junto a las revueltas del Aguas Tuertas, disfrutando de un solete cojonudo y de casi ser los únicos moradores del valle. A estas alturas, Galo rapiña sus últimos restos de comida. Hace ya rato dio cuenta de un bocata, un plátano, no se cuantas barritas y el litro de limonada que transportaba en un termo...este boludo no pasa hambre en el monte!!
Ahora toca cerrar la circular, siguiendo el curso del Aguas Tuertas (aguas abajo) hasta el paso clave del Puerto de Escalé por donde pasa la GR11. El paso es un estrechamiento del valle que forma una pequeña garganta. En condiciones actuales, se intuye perfectamente el sendero de la GR11 que va por la margen derecha del río para hacer un cambio de vertiente y seguir el curso del Aguas Tuertas hacia el SE. Justo al cambiar de vertiente hay que buscar un paso que cruza de nuevo el río a su margen izquierda y desde aquí to´pabajo hasta alcanzar una cabaña de pastores junto a una pista forestal que un poco más adelante nos pone en el punto de partida de la circular. Este último tramo de descenso por el valle atraviesa un bosque bonito con claros, siendo un terreno muy interesante para un poco de ski-al pino o ratonero...el único detalle a considerar es que haya nieve, cosa que no ocurre.
Así que aprovechamos la ocasión para de nuevo probar la posición skis a la chepa y acelerar un poco el paso. Y es que no hay nada como una clase práctica para valorar las bondades del material ligero!!
En resumen, circular entretenida, con una cima sencilla pero con un paso final que sube el atractivo y no invita a hacer tonterías; vistas espectaculares y muy buenas condiciones de nieve en cara sur hasta el mediodía, invitando a hacer alguna tontería :) Hasta cota 1700 aproximadamente poca nieve, así que excelente oportundidad para practicar la ancestral técnica del porteo de material, y aprender de los sarrios a moverse ligero como una pluma...be water my friend!








No hay comentarios:

Publicar un comentario